Esterilidad

Esterilidad

La esterilidad se define como la incapacidad para reproducirse, y se calcula su incidencia en aproximadamente el 10% de las parejas.

La visión y estudio del problema debe ser integrador y siempre como pareja, sea la causa masculina, femenina o mixta (como efectivamente lo es en muchas ocasiones).

El estudio y tratamiento de la pareja estéril, en la inmensa mayoría de los casos, resulta ser un proceso largo y minucioso que debe ser asumido y comprendido como tal. Las pruebas y los tratamientos dependerán de los hallazgos y se deberán realizar en determinadas fases del ciclo por lo que pasarán meses antes de lograr el resultado deseado

La especie humana tiene una fecundidad media poco elevada, si tenemos en cuenta que, en una pareja normal con unas relaciones de 2-3 veces por semana, sólo tiene un 20% de posibilidades de quedar gestante el primer mes, un 50% al medio año y un 90% al cabo de un año.

Esterilidad primaria: pareja que tras un año de coitos no protegidos no ha conseguido un embarazo (para la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia el periodo es de dos años).

Esterilidad secundaria: pareja que tras la consecución de un hijo no logra nueva gestación en 2-3 años.

Infertilidad: pareja que consigue gestación pero que no llega a término (no tiene hijos).

Aborto habitual: pérdida de 2 o más gestaciones seguidas menores de 20 semanas.

Hay ciertos factores de riesgo de esterilidad entre los que se pueden citar los siguientes: enfermedades de transmisión sexual, antecedentes de aborto provocado, retraso de la edad de la primera gestación, tratamiento con quimioterapia, tabaco, sedentarismo, drogadicción, procesos quirúrgicos o inflamatorios abdominales, exposición a tóxicos etc.

ESTUDIO BASICO DE LA PAREJA ESTERIL

La primera visita constará en la elaboración de un correcto historial tanto de la mujer como del varón para intentar encontrar antecedentes familiares y personales que pudieran estar implicados en el problema. El ginecólogo efectuara la exploración femenina y podrá aconsejar la exploración masculina por el urólogo.

Los estudios a realizar en una pareja estéril van encaminados a detectar las causas fundamentales de la misma y al menos debería abarcar los siguientes aspectos:

  • Seminograma o espermiograma: Es el estudio en el Laboratorio del eyaculado valorando la calidad del mismo. La obtención del semen se realiza por masturbación y el estudio del mismo es fundamental para descartar el factor masculino, abarcando las características bioquímicas, bacteriológicas y espermáticas (número, movilidad, morfología etc.) del semen.
  • Determinaciones hormonales: Consta de una serie de determinaciones analíticas y estudia fundamentalmente el factor ovárico (ovulación). Posiblemente tu ginecólogo te recomiende realizar la extracción sanguínea durante la segunda mitad del ciclo (después de la supuesta ovulación) pues los niveles hormonales varían según la fase del ciclo.
  • La histerosalpingografía: Es el estudio radiográfico de los factores uterino y tubárico. Se practica preferentemente en la primera mitad del ciclo introduciendo un líquido de contraste a través del cuello del útero. Resulta fundamental para determinar la permeabilidad de las trompas, y no son pocas las mujeres que después de realizarla quedan embarazadas (posiblemente al liberarse algunas pequeñas adherencias tubáricas).
  • La histeroscopia: Consiste en la visualización del interior de la cavidad uterina mediante una óptica que se introduce por el cérvix. La histeroscopia diagnóstica es una prueba indolora que se puede realizar perfectamente en forma ambulatoria en el consultorio.
  • La laparoscopia: Es una intervención quirúrgica que se practica bajo anestesia general y que se propone como última prueba diagnóstica una vez agotadas el resto de las mismas. Está indicada sobre todo en casos de alteraciones en la histerosalpingografía, y antes de establecer el diagnóstico de esterilidad de origen desconocido. Consiste en la introducción de un sistema de óptica a través de una mínima incisión en el ombligo para visualizar los genitales internos. Mediante la laparoscopia se obtienen una serie de datos que son imposibles de diagnosticar por otros medios como por ejemplo la existencia de endometriosis (enfermedad en que el endometrio se sitúa fuera de la cavidad uterina, produciendo la aparición de adherencias, obstrucción de las trompas, quistes ováricos etc. con la consiguiente esterilidad). La laparoscopia y la histeroscopia son los métodos denominados deendoscopia ginecológica.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies